Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 
 
 
 

Items filtered by date: Agosto 2015
Jueves, 20 Agosto 2015 08:25

¿Qué es "abrazar la incertidumbre"?

Mucho me preguntan mis clientes y muchas personas sobre este tema. A menudo escuchamos esto de "Abrazar la Incertidumbre", pero... ¿Qué es realmente? En principio nos puede  sonar a quedarnos así, sin suelo, sin garantías en medio de la niebla y perdidos en un mar de dudas...

Abrazar la incertidumbre es mucho más, y es una experiencia maravillosa.

Aunque suene paradójico, a la incertidumbre solamente se la puede abrazar desde un sitio, y es desde la certeza...

Porque abrazar la incertidumbre no es tener dudas, no es lanzarse a la aventura de lo desconocido lleno de temores, ni es quedarse a la deriva olvidado de la mano de Dios. Y en ningún caso abrazar la incertidumbre se hace desde la angustia, desde la tristeza o desde la pretensión de querer tener el control. Una cosa es dudar y otra muy diferente es aceptar y abrazar las dudas, fluir con ellas...

Partamos de que entre nuestras necesidades esenciales se encuentran:

  • la necesidad de seguridad: todos necesitamos sentirnos a salvo
  • la necesidad de incertidumbre: todos necesitamos que las cosas cambien en algún momento, que se abran espacios nuevos.

Abrazar la incertidumbre es un acto consciente. Es una decisioón, una actitud interior basada en la confianza, donde uno es capaz de abandonarse y dejarse caer al vacío con la certeza de estar a salvo. Abrazar la incertidumbre es soltar el control confiando en la Sabiduría de la Vida, es dejarlo todo en manos de un poder superior y sin embargo, continuar haciendo todo lo posible por seguir adelante.

Abrazar la incertidumbre es una cuestión de equilibrio, de saber en qué momento has llegado a tu tope y es momento de soltar...

Es algo que suena muy bonito, y en ocasiones escuchamos a alguien que dice con voz conformada ante una situación desconocida y dificultosa: "aquí... abrazando la incertidumbre", con cierta resignación... Pero no, eso no es... Eso es quedarse a la deriva, quedarse en incertidumbre y conformarse. Abrazarla es algo muy diferente. No es quedarse de brazos cruzados esperando a que las cosas se solucionen solas, sino ¡¡hacer equipo con ella!! Es poner todo de tu parte, tu esfuerzo, tus ganas, tu tiempo... en que las cosas sean como tú quieres, pero manteniendo flexibilidad absoluta sobre los detalles del "cómo". Tener claro el "qué" quieres, y el "cómo" ya se irá presentando. Mientras quieras controlar el camino y la forma de hacer las cosas, mientras quieras que todo sea a tu manera, nunca podrás abrazar la incertidumbre ni acceder a todo aquello que ella te ofrece y que es mucho más de aquello que puedas lograr por ti mismo.

Lo que para nosotros es "controlar" para el Universo es "retener", "bloquear posibilidades".

Seguramente habrás escuchado hablar de la "zona de confort", ese lugar donde uno está calentito y a gusto, arropado de la certeza, de lo conocido, de lo que ya se sabe... Un lugar donde no hay avance ni crecimiento posible. Todo aquello que nos saca de esta zona confortable puede ser fuente de ansiedad, todo cambio implica un cierto nivel de estrés, luego ya es cosa de cada uno cómo gestiona y canaliza dicho estrés. Cuando alguien "abraza la incertidumbre", ¡¡la abraza de verdad!! es cuando sale voluntaria y conscientemente de la zona de confort, abriendo sus posibilidades y aceptando los nuevos retos que se puedan ofrecer en este nuevo espacio sin garantías conocidas, abierto a dejarse sorprender por la vida y sus múltiples opciones, fluyendo... en la certeza de que todo forma parte del equilibrio del Universo, que todo forma parte de la mente de Dios y aceptando que el crecimiento conlleva muchas más incomodidades, dificultades y momentos en los que enfrentarnos con nosotros mismos y nuestras debilidades que la tentadora y facilona posición que nos ofrece la inerte y pasiva zona de confort.

Cuando pretendemos controlar las cosas, las situaciones y vivir exclusivamente en certeza, dejamos poco o ningún espacio para poder avanzar. Me encanta una frase que leí una vez que dice:

"Si quieres cruzar el océano, en algún momento tendrás que perder de vista la orilla"

Resumiendo... Abrazar la incertidubre es tener la capacidad de soltar el control desde la certeza de saberte a salvo. 

 

 La Voluntad de Dios 

no te llevará

donde la Gracia de Dios

no te proteja

 

Si deseas ver en qué forma puedo ayudarte a dar los pasos necesarios para conseguir tu Éxito Personal y con ello una Felicidad Sostenible, si deseas de mi mano para que te acompañe en el camino de Vuelta al SER y poder liberar todo tu potencial mostrando al maravilloso ser que eres, envíame un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y recibirás el formulario para optar a una de las entrevistas exploratorias gratuitas que ofrezco a quienes están interesados en trabajar conmigo.

Espero que te haya gustado y si es así, compártelo con tus amigos.

Si deseas recibir todos mis artículos y publicaciones en tu bandeja de correo, únete a mi lista y llévate de regalo el Booklet "Primeros pasos hacia la Paz Interior".

 Recibe un fuerte y cálido abrazo de luz

 

Isabel Cortés del Valle

    Mentoring & Coaching Esencial

 

 

Published in espiritualidad
Lunes, 03 Agosto 2015 09:51

¿Cuál es tu historia?

A veces nos parece que la historia de alguien es super apasionante, o deprimente, impactante, terrible, tremenda, extraordinaria!!...

Todos tenemos una historia detrás con multitud de componentes, algunos buenos, otros no tanto, y juzgamos y analizamos estos componentes en función de nuestros valores, nuestra educación, cultura... y de la conclusión que saquemos dependerá lo feliz o desgraciada que creamos que es nuestra existencia.

Lo cierto es que no existe ninguna relación entre la historia y la felicidad. Si existiera no se darían casos de personas que viviendo unos sucesos terribles han conseguido una vida maravillosa llena de felicidad y sentido. Tampoco se darían casos de depresión en personas con existencias aparentemente fáciles. Es más, si existiera alguna relación entre la historia y la felicidad nadie podría escapar de la sentencia vital que ésto significaría. Si existiera tal relación supondría una pérdida absoluta del sentido de la vida y eso sí que nos sumiría sin remedio en la más absoluta oscuridad.

Cuántas veces nos enganchamos en "aquello que pasó", en el suceso... y le damos vueltas y mil vueltas y nos aferramos al significado que "eso" tiene para nosotros. Nos convencemos de un montón de cosas en función de ese significado, montamos toda nuestra estructura de creencias alrededor de ello. Finalmente concluímos y decidimos lo que podemos o no podemos hacer, a lo que podemos o no podemos aspirar, lo que podemos o no podemos lograr.

Afortunadamente hemos recibido un regalo impresionante, que es el Libre Albedrío, el cual nos libera de todo cuanto nos pueda condicionar y nos da la posibilidad de ELEGIR.

En este punto quiero abrir una diferenciación: la de los hechos con la historia.

Realmente no son lo mismo. Los hechos pasan. Formamos parte de un todo universal en el que el movimiento es constante y hay momentos en los que los hechos ocurren para nuestro agrado o al contrario, para nuestro desagrado. En ocasiones somos "víctimas" de las decisiones de otras personas y resultamos dañados, y en otras (la mayoría) somos "víctimas" de nuestras propias decisiones, y a eso le ponemos el nombre de mala suerte. Asumimos que nuestra historia tiene vida propia y que transcurre ajena a nuestros deseos. ¿Hasta cuándo pasará esto?

Hasta que tú quieras. Como decía antes, tenemos la capacidad de elegir en todo momento, y desde que nos despertamos por la mañana tomamos un sinfín de mini-decisiones que van componiendo nuestro día. Algunas las tomamos incluso de forma automática. Pero son nuestras decisiones al fin y al cabo.

Imagina que a dos personas les sucede el mismo evento. Ambas toman decisiones diferentes. Cada una de ellas le da un significado a ese evento y obra en consecuencia con ese significado. Finalmente obtienen resultados distintos. Una es feliz y la otra no.

  • ¿Cuál sería para ti la historia de esto? 
  • ¿Dónde estaría lo importante para ti?
  • ¿En qué fué el evento que les sucedió?
  • ¿Crees que fue el evento el que determinó sus resultados?

 

Por duro que nos resulte de asimilar, no somos el centro del universo, ni todo nos pasa a nosotros, ni tenemos la menor exclusividad en nada. A todas las personas nos pasan cosas. Buenas y no tan buenas, que nos gustan y que no nos gustan. 

Ahora bien... ¿Qué es lo realmente importante de todo esto?

¿Qué es la historia de alguien?

Lo increíble, lo fascinante, lo maravilloso, lo admirable y lo que hace grande a una persona no es lo que le pasó... no son los eventos de su vida!! Es lo que hace con ellos, cómo los emplea a su favor y para su más alto beneficio, para impulsarse, crecer, avanzar, evolucionar. Esa es la verdadera historia!!!

Esa es la verdadera historia.... y no los datos escabrosos y desagradables del pasado que bien pudieron pasarle a cualquiera. Pero NO cualquiera puede emplearlos para su crecimiento, para su transformación y para crear un presente maravilloso o para ser la mejor versión de sí mismo. Ésto también es una decisión. ¿Qué harás con los eventos de tu vida?

Los eventos no cambian, suceden y ya está y no hay nada que se pueda hacer para cambiarlos. Pero... la historia, la forma de contar el evento sí que cambia y lo hace dependiendo del lugar que elijas desde el cual contarlo. Vemos constantemente cómo las narrativas varían notablemente al ser contadas por una u otra persona, dependiendo del enfoque que le de, a que le de importancia, del tono que le ponga...

Tú eliges la voz del narrador. Tú puedes elegir la perspectiva positiva, empoderante, constructiva, o puedes elegir la voz victimista que no te llevará ni un ápice más cerca del lugar al que deseas llegar, y mucho menos te ayudará a sentirte bien, satisfecho, pleno y feliz.

Si quieres tomar el control sobre tu propia historia y ser tú quien la escribe, entonces toma la responsabilidad de tus decisiones, haz uso de tu gran regalo, el libre albedrío y elige tu vida, asume las consecuencias de tus elecciones, explora en tu interior, quién eres una vez que te das permiso para ser tú mismo, para aceptar las creencias que tú quieras. Encuentra a cada evento de tu vida el significado con sentido, el que te apoye en tu camino hacia la felicidad.

Si deseas ver en qué manera puedo acompañarte a recorrer el Km Extra, esos metros que te faltan para la Autorrealización, envíame un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y recibirás el formulario para optar a una de las entrevistas exploratorias gratuitas que ofrezco a quienes están interesados en trabajar conmigo

Espero que te haya gustado y si es así, compártelo con tus amigos.

Si deseas recibir todos mis artículos y publicaciones en tu bandeja de correo, únete a mi lista y llévate de regalo el Booklet "Primeros pasos hacia la Paz Interior".

 Recibe un fuerte y cálido abrazo de luz

 

Isabel Cortés del Valle

    Mentoring & Coaching Esencial

Published in resiliencia

separador 01

Contacto

Isabel Cortés del Valle

www.guiadevidaycoaching.com
Isabel@guiadevidaycoaching.com
Telf: 635 058466
Santander - Cantabria

 

Sígueme en R.R.S.S